Cuando seas madre…

… comerás huevos. Si queréis que os diga la verdad, no conozco el origen de esta frase (ni tan solo sé si encaja muy bien con lo que voy a explicar). Lo que sí que sé, es que es cierta a más no poder, como cualquiera que empiece con ‘cuando seas madre…’ Y no es que me tengáis comiendo huevos día sí y día también, sino que me he tenido que tragar tantas cosas que he dicho antes de ser mamá, que algún día el cajón de ‘cosas que dije’ rebosará de lleno.

Sí, yo era (o más bien, soy) de esas que va por la vida diciendo ‘yo nunca haré esto’ o ‘yo nunca haré aquello’. Los que me conocéis sabéis que soy de poco filtro y muchas veces digo las cosas sin pensar (maaaal, Noemí, mal). Si a eso le sumas cierto grado de inexperiencia en el mundo de la maternidad, salen ‘perlas’ que tarde o temprano tendrás que tragarte sin masticar.

Os dejo con unas cuántas:

1. Nunca voy a meter a la niña en mi cama. Ñaaaaam! Este es el ejemplo number one. Recuerdo que un par de días antes de tener a B, mi hermana compartió en mi muro de FB una foto de las distintas posturas de unos padres con su bebé en la cama. Mi reacción fue… ‘¿tú flipas? B no va a dormir con nosotros, que para eso tiene su cunita’. Unos días más tarde me teníais con la niña durmiendo conmigo. Primero por comodidad, porque llevaba yo más puntos que un niño torpe. Y luego por comodidad una especie de lástima de dejar a la niña en su fría cuna pudiendo estar arropada por sus padres. Y así, aún hay días que amanezco con la niña entre mis sábanas.

2. No le voy a pintar las uñas a mi hija hasta que no sea mayor de edad. Eso siempre lo tuve clarísimo. ¿Dónde van las niñas de dos años con las uñas pintadas? ¿Quién se creen que son? Por bocas, B ya lleva dos manicuras a su corta edad. A mi favor, diré que no creo que haya madre que se resista ante tal petición (¿o fui yo quien se lo propuso?) cuando tienes delante a una niña con el brazo recién fracturado y escayolado. Ese día le hubiese bajado la luna. La segunda manicura ya no fue cosa mía, más bien de mi amiga Queralt que le encantan esas cositas… y yo la dejo, claro.

3. Mi hija no va a vestir de rosa. ¿Quién me iba a decir a mí, que vestí a B de color negro en la sala de partos, que a mi hija le iba a requetechiflar tanto el rosa? Recuerdo a la enfermera que me cosía en el paritorio diciendo ‘es la primera vez que veo un neonato vestido de negro’, y yo orgullosa de ello. Pues toma, no sé exactamente si tardé un año o un año y medio, pero a día de hoy el 40% del armario de mi hija es de color rosa. En distintas tonalidades y combinado con Minnie y Peppa Pig, dos de las grandes.

4. Nunca voy a ir a una feria con un cochecito. Cuando no tenía niños (y ahora también) no hay cosa que me pusiera más nerviosa que los padres que llevan a sus bebés en cochecito a las ferias medievales, artesanales, etc. ¿No ven que colapsan y entorpecen el paso? Pues toma, no lo he hecho mucho, pero reconozco que en más de una ocasión he pecado. Y no solo eso, sino que también la he llevado en bici, que no sé qué es peor. Ale niña, tira paseo abajo, sin atropellar a nadie y mirando siempre hacia el frente. Visto así parece fácil. El sábado pasado por poco me da un ataque de llorera en plena feria detrás de la niña y su bicicleta.

5. ¿Dónde están las madres de los niños en el parque? Otra de las cosas que más nerviosa ponen a una servidora son los niños ‘descuidados’ en el parque. Sin una madre cerca que los riña cuando es necesario o cuando molestan a mi adorable criatura. A medida que pasan los meses, y que B aún y ser pequeña pide ya su autonomía en la selva de niños, le voy cogiendo el gusto a eso de mirarla de lejos. Porque ahora he aprendido que no es que los niños estén descuidados por sus madres, sino que son observados desde la lejanía (algunos desde muuuuuuuuuuuuuuuy lejos, pero observados). Así que desde ya pido perdón a las futuras madres que vean dentro de unos años a mis hijas ‘descuidadas’, pero no olvidéis que las estaré observando.

Y creo que lo voy a dejar aquí por hoy. Si os gusta el post, algún día sigo con más ‘perlas’, que de esas tengo para aburrir. Además, como no aprendo y sigo en mis ‘yo nunca…’ seguro que con el tiempo he generado de nuevas…

Y vosotros, ¿qué habéis hecho que nunca hubierais dicho?

 

 

Anuncios

16 comentarios en “Cuando seas madre…

  1. Jajaja! Que buena sister! De la primera me acordaré toda la vida y de la cuarta… Justo el domingo estaba diciendo lo mismo; pero yo cuando sea madre iré a las ferias con el niño/a colgado en la mochila. Palabra de tieta! Felicidades por el post! 💛

  2. Me has recordado a mi un montón, con lo del rosa y lo de las uñas. Pero porque todas las niñas quieren ser princesas???’. Antes pensaba que todo dependía de como tu les educabas, pero que no te gusta el rosa, pues toma dos tazas.

  3. jajajajaja me siento muy identificada, one more time!!! Me he reído mucho con el post.
    Yo también ERA una bocas. Reconozco que he aprendido y prefiero no sentenciar mucho, más que nada porque una tiene su orgullito… Lo de la cama: clavadito. “Yo nunca….” pues toma!!! (y el gustito que da???)
    Una cosa que yo decía era: “A mi no me va a dar pena si llora… los niños son unos chantajistas!” Y ahora, aunque sé que me hace chantaje emocional, me rompe el corazón y tengo que ceder… Pensaba que eso no me iba a ablandar!!! Pero hay tanta diferencia cuando es tu hijo….
    PD: de negro en el paritorio??? vaya huevsss!!! jajaja necesito ver una foto!!!!
    Un besazoooo

  4. Jijiji que bueno todo ,yo me identifico con los colores .me acuerdo que le decia a toda la mil familia lejana y hamigas de mi abuela ” nada de color auul cielo” que tonteria que las niñas tengan que ir rosas y los niños azul cielo .al mio morenazo como yo sera le quedara mejor mi color preferido ,el verde botella . Pues rocate las narizes niño blancucho rubio con ojos azules y mayormente vestido de toda la gama azul que existe jijiji

  5. Molt bona Noemí. A mi em passa igual. Una de les coses que havia dit era. Quan anava algun hotel o restaurant i veia als nens amb el mòbil o amb la tablet, miran dibujos , per tal de tenir-los quiets a la taula. Jo amb el gran deia no ho entenc quina poca pàciencia tenen els pares, jo be el tinc quiet sense mòbil ni res. Doncs ara haig de callar no saps cuants cops li he tret el mòbil al petit per tal de acavar de dinar tranquils.

  6. Todo, todo, todo, lo que decimos que no vamos a hacer, al final es lo que acabamos haciendo. Qué opinión tienes del cole? deberes? ver la tele? nuevas tecnologías? Es para que te vayas haciendo una idea de lo que te queda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s