De bebé a niña

Cuando al nacer B la gente me decía eso de ‘aprovéchate que crecen muy rápido’ no me lo creía. Las primeras semanas de vida de cualquier bebé te pasan a la velocidad de la luz, pero la lactancia, las noches sin dormir, las 24 horas del día a su lado y todo lo que son los primeros meses, hace que veas muy lejos el día que ese bebito se despegue un poco de ti. Esta vez, las voces experimentadas en la materia tenían razón: los días pasan que ni te enteras (a no ser que estés embarazada jajaja) pero en lo que a crecimiento de los niños se refiere, va todo muy rápido.

No sé si es el inminente nacimiento de la hermana pequeña o qué, pero hace días que cuando miro a B ya no veo un bebé, veo a una niña (o a una mini mujer en ocasiones). Tengo la suerte de poder pasar todas las tardes con ella, y me fascina, y cada día descubro cosas nuevas. Sí, mi hija me tiene flipada (como a todas las madres sus hijos, claro) en muchos sentidos. A sus dos años y tres meses, tiene un carácter que no le cabe en el cuerpo y eso tiene su parte positiva y su parte negativa. Creo que estamos frente a lo que llaman ‘los terribles dos’ y B viene dispuesta a hacernos saber que ella es muy larga… (y yo a fardar un poco de niña, que aunque en ocasiones pierda los nervios, me la como entera).

Hoy os traigo algunas de sus perlas que demuestran que B ya no es un bebé.

  • Se da cuenta antes que nadie que te has cambiado el color de las uñas y te pregunta que por qué no la llevaste a ella. Por la tarde te hace pagar tu ‘despiste’ pintándoselas con un rotulador de color marrón.
  • Si ella dice que quiere leggings es que quiere leggings. No intentes hacerle cambiar de opinión, su respuesta es ‘me quedan muy bien’.
  • Si te la encuentras por la calle y estrenas zapatos o cualquier otra pieza de ropa, B te va a preguntar todo sobre ella. No intentes cambiar de tema, a ella lo que le importa es tu ropa.
  • Nunca te vayas de su lado sin dar explicaciones. Ella quiere saber siempre dónde vas, con quién y por qué.
  • Le encanta bailar, pero no que la miren mientras se desmelena en la pista. Tú ponle música y no mires, esas son sus órdenes.
  • Si tienes pareja, te preguntará siempre dónde está. Si no la tienes, se la inventa. Y te preguntará también.
  • El parque es su pasión. Hacerte sudar mandándola ‘hasta el cielo’ en el columpio, también. Una vez fuera de él, no quiere que la persigas, ella ya es mayor y tú no pintas nada a su lado.
  • Es capaz de repetir ‘mami’ mil veces hasta que la atiendas, pero se hace la sorda cuando tú la llamas a ella. Si le preguntas ‘¿no me oyes?’ te responde con un ‘no’.
  • Quiere que le dé besos, y lo quiere con tanta ansia que me aprieta los mofletes y se muerde los labios como si fuera a estrujarme.
  • Te grita ‘¡no vengas!’ desde su habitación para alertarte que está haciendo algo que no debe, y que si no quieres perder los nervios, no vayas.

Pero, sobre todo, sé que se ha hecho mayor cuando sin venir a cuento se planta delante de mis morros y me dice ‘t’estimo’. Entonces es cuando se me olvidan todos los males, babeo por ella y vuelve a ser mi niña chica…

foto1_marca

Con esta foto ‘de niña mayor’ nos despedimos hasta el lunes.

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

8 comentarios en “De bebé a niña

  1. A mí también me tiene absolutamente fascinada descubrir la personalidad de Julia. Es alucinante cómo con tan poquito tiempo de vida tienen su carácter, su forma de ser… Me ha encantado el post!!!! Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s