Imitando, que es gerundio

Siempre se ha dicho que los niños hacen lo que ven, y hoy vengo a divagar sobre ello. B, a sus dos años y medio, es como una mujercita o incluso como una vieja. Los que la conocéis, sabéis que es una esponja parlanchina y en ocasiones es una miniyo. Se tira el día haciendo lo que ve en las niñas mayores, en nosotros o en la calle. A menudo hace gracia…

Mantiene conversaciones telefónicas utilizando expresiones mías, como ‘fatal, fatal’ y se despide con un ‘ciao’. Llama a ‘nadie’ y pide 3 menús. No os vayáis a creer que en casa comemos de menú cada día, B solo imita a su profesora cuando llama a la empresa de cátering para encargar los menús del comedor escolar. Se pone una goma en la boca y se intenta hacer un moño como el de mami. Nunca lo logra, pero lo intenta, la pobre. Coge su móvil y le hace fotos a sus muñecos bajo las órdenes de ‘no te muevas’ o ‘espera que te hago otra’. No sé a quién verá hacer eso… Se sube la camiseta y quiere darle el pecho a su hermana. Y así, todo el día. La verdad es que te mueres de risa, pero el otro día hubo una cosa que me hizo pensar.

Con la llegada del buen tiempo a B le gusta salir mucho al balcón. Allí se tira los minutos, explicando sus aventuras a los vecinos, que nunca salen de sus casas por miedo a ser vistos por la niña y no volver a entrar en casa nunca más. Pero hay una que sí sale siempre, sale a fumar. Desde el primer día que B la vio, la imita. Coge ramitas, se las lleva a la boca, sopla y las sacude para echar la ceniza abajo. Por suerte, ni en casa ni en nuestro entorno más cercano nadie fuma, así que la niña no sabe qué es. Si le preguntas qué hace, ella te responde ‘soplo’, y ya. No sabe si es bueno o si es malo. Nosotros le decimos que no está bien, que eso que hace es ‘caca’, porque tampoco le puedes explicar gran cosa más, pero claro, ella lo ve día tras día y sigue imitando.

Y quizás a vosotros no, pero a mí eso me acojona. Creo que es la primera vez que como madre me he acojonado, o si más no me ha hecho pensar en un futuro. Para ella es un juego, pero ¿y si llega el día que por imitar hace algo que no debe? Vale, quien más quien menos ha hecho eso, pero ahora soy madre, y os aseguro que no mola nada de nada. Evidentemente, no podemos meter a nuestros hijos en una burbuja de ‘buenas influencias’ porque en la calle se van a encontrar de todo, pero sí podemos, y debemos darles buen ejemplo. Y ¿sabéis? yo ya me he aplicado el cuento… Empiezo por intentar no decir palabrotas delante de ella. En la intimidad soy un poco mal hablada (lo normal en mi generación, no os vayáis a pensar), así que a partir de hoy voy a evitar que mis hijas escuchen en casa palabras malsonantes. Parece que a veces no escuchen, pero se quedan con todo, así que aunque creamos que no nos ven o que no se quedan con la copla, se quedan, y si es necesario, la bailan.

Y vosotros, ¿qué habéis cambiado para dar buen ejemplo a vuestros hijos?

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Imitando, que es gerundio

  1. Molt bo!! Jo em passo el dia dient li al pare q vagi deixant ja les paraulotes, tambe en diu una barbaritat… jijiji La meva es molt petita pr d aqui res tambe sera una esponja imitadora i si ja imita els sons d un “hola” i es pixa d riure no m agradaria q fes el mateix amb un “j…r” Anims amb la bona educacio!! 😉😉

    • Hasta la degustación del menù de mi boda no fumè delante de mi padre. Más de 15 años fumando a escondidas. Con 33 tuve a MARTINA, y cuando ya tenīa uso de razøn, empecè a fumar cuando ella no me veīa.
      En el embarazo de Candela, me dejè de gilipol….. ..y con 39 lo dejè. No quiero que ellas fumen. Ahora entiendo el disgustazo que se llevø mi madre cuando se enteró

  2. Misma sensacion! Pero ya voy tarde. Mi marido eructaba en la intimidad del hogar ( mira mira como rie el niño!! ) y mi hijo ahora con 4 años eructa delante de quien sea…. Que graciosos los dos….😠😠
    Eso si para imitadores los segundos…. Y aprenden del primero!! Os haceis una idea??😂

  3. L’Etna només té 5 mesos però ja fa temps q hi penso en això… Ja no només en els hàbits q he de canviar jo, com el dir paraulotes (a mi també em surten de manera innata, formen part del meu llenguatge habitual…), sinó en els q ha de canviar el seu pare, i són uns quants!
    Primer de tot, el fumar. Sí q és veritat q quan fuma no ho fa davant de la nena però sí q aprofita la mínima ocasió en què ella dorm o no hi és per fumar a tots els racons de casa. O fuma dins de la furgoneta quan no anem amb ell, amb el q això representa: una pudor asquerosa i insuportable q ell no nota però q em fa pujar per les parets cada vegada q la sento!!! I una altra cosa q fa mooolt sovint, massa, és el tirar-se pets… Estic casada amb un “pedorro” i dels grans!!! No hi ha manera q s’ho controli i em fa por q l’Etna, quan sigui més grandeta, faci el mateix i es vagi tirant pets per tots cantons… A ell li és igual qui hi hagi davant o el lloc on estiguem, se’ls tira i llavors es fa el “longui”, com si no hagués sigut ell… Al principi feia gràcia; ara, cada vegada em fa més fàstic aquesta costum seva…
    En fi, li hauré de posar un tap al cul, a veure si així aprèn a controlar-se’ls!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s