Ya llegó la Navidad, y con ella el Tió

DSC_0102_bona

Estos días de fiesta en casa hemos aprovechado para poner en marcha la Operación Navidad. Para este tipo de cosas he de reconocer que soy muy tradicional y sigo al pie de la letra lo que siempre he visto en casa de mis padres. Así que el día 6 de diciembre tocó montar el árbol.

Este año ha sido especial por ser el primero de la Chica, que aunque no se enteró de nada, disfrutó un montón viendo las bolitas y las lucecitas (ya tengo nuevo sitio donde dejarla un momentito mientras yo hago faena: delante del árbol). B ya es el tercer año que vive la Navidad en casa, pero creo que ha sido el que más lo ha disfrutado. En 2013 la recuerdo jugando aún con los envoltorios de la decoración, y este año ya ha pasado a ‘qué mono es esto’ o ‘me gusta la estrella porque tiene brillo’ (a veces creo que habita una adolescente de 14 años en su interior).

DSC_0049_BONA

DSC_0054_bona

Pero lo más chulo de este puente, sin duda, ha sido la llegada del Tió.

Para los que no sepáis de qué va el tema, os diré que el Tió es una tradición catalana muy divertida cuando eres niño o tienes niños en casa. Se trata de un ‘tronco’ que llega a las casas días antes de Navidad y es el que traerá los regalos, en nuestro caso, sustituyendo a Papá Noel. Los peques le van dando comida y bebida cada día (léase, le ponen fruta debajo de la manta y los padres la quitan al rato haciendo ver que el señor tronquito se la ha comido toda) para que se ponga muy fuertote y el día de Navidad cague muchos regalos. Sí, habéis leído bien, cague. El Tió caga regalos a golpe de bastón. Los niños le dan muy fuerte cantando una canción tradicional y luego se van a rezar cantar canciones a otro lugar. Cuando vuelven los regalos ya están escondidos debajo de la manta, le vuelven a dar y voila! Ya ha cagado. Explicado así puede que suene raro, pero os aseguro que para los niños es lo más.

“Caga Tió, avellanes i turrons,

no caguis arengades,

que són massa salades,

caga turrons, que són més bons” 

DSC_0088_bona

El sábado el Tió llegó a casa. Supongo que en cada casa se cuenta una historia distinta, pero en la nuestra le contamos a B que el Tió viene arrastrándose desde las montañas. Como el nuestro era la primera vez que venía a este piso, llegó sin ojos y sin boca, así que el entretenimiento de la tarde fue pintarlo.

Los belenes no me gustan así que nunca hemos montado uno. Es la única tradición navideña que no conservo de casa de mis padres. Así que ya lo tenemos todo!

DSC_0062_BONA

Ya llegó la Navidad a nuestro humilde hogar!

Y vosotras, ya lo tenéis todo a punto? Qué tradiciones seguís?

Anuncios

6 comentarios en “Ya llegó la Navidad, y con ella el Tió

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s