Mis 5 del nuevo catálogo de Ikea

Cuando llega a mis manos el catálogo de Ikea me siento como cuando era pequeña y descubría en el buzón el catálogo de juguetes de la campaña de Navidad. Todo te gustaba, todo lo querías y todo lo comprarías, aunque luego los Reyes te traían solo dos cosas. La similitud con las cosas de Ikea es exactamente la misma: todo lo comprarías pero al final siempre terminas llegando a casa con las mismas velas de vainilla.

Pero como yo no desisto en mi tarea de poner mi hogar todo mono (aunque sea a base de ikeadas), el otro día, con la primera ‘lectura’ del catálogo ya anoté mis imprescindibles para esta temporada.Ikea_web

1) Cómoda de 6 cajones Tarva. Vale, reconozco que no tiene gran secreto, pero mis ojos empezaron a hacer chiribitas solo de pensar en el sinfín de posibilidades que tiene ese mueble. Me vi pintando, puliendo, cambiando pomos… La quiero para mi habitación.

2) Barra de equilibrios. En cuanto la vi pensé en lo guay que hubiera sido tener eso en casa cuando era pequeña… No es gran cosa, pero seguro que B se lo pasa pipa intentando mil y una monerías encima de ella.

3) Mesita auxiliar. Llevo queriendo comprar una mesa auxiliar para el comedor desde que nos mudamos de piso. Nunca encuantro LA mesa, así que ésta, por su precio, me parece una manera bastante decente de salir del paso. Además, es pequeñita así que podría moverla de un lado al otro en función de las ganas de juego que tengan las niñas, cosa a tener en cuenta.

4) Tarjetas. Me enamoraron solo verlas. Seguro q se me ocurre alguna manera para colocarlas de forma molona en algun rincón de la casa.

5) Taburete amarillo. De esas cosas que siempre va bien de tener en casa por si faltan asientos. En la habitación de las peques quedaría genial en ese color.

Ya veis que no pico muy alto y con cuatro, bueno cinco chorradas me conformo.

Y vosotras? Ya habéis visto el nuevo catálogo de Ikea? Qué os ha gustado?

 

What Do You DIY II: Pececitos

Después de un mes de parón vacacional, ya rondamos por aquí de nuevo. Empieza el curso y con él muchas ideas para el blog. Pero eso os lo cuento otro día.

Hoy es el último viernes de mes (que rápido pasa el tiempo, madre… ) y por eso toca mostrar el resultado del segundo What Do You DIY. Para los desmemoriados, o los que acabáis de llegar, podéis leer el post donde lo explico aquí, pero os recuerdo que los materiales a utilizar en agosto eran fieltro, botones y washi tape, casi ná. Aunque tengo que confesar que he usado materiales extras: hilo/lana, algodón y cuerda.1Esta vez he tenido muy claro el proyecto desde el principio. Es lo que tiene vivir con un ojo metido en Pinterest, que ves mil cosas y cuando te toca crear algo es una gran fuente de inspiración. No sé muy bien como llamarlo… Vosotras mismas, aquí va el paso a paso.

1. Recortad pececitos y estrellas de fieltro.  Como la plantilla la dibujé a mano alzada, me quedaron irregulares. Procurad que os queden idénticos o no os irá bien para coser. (Esta aclaración quizás no haría falta, pero como soy un poco patata, lo digo por si hay alguien igual de manitas que yo).

1_1

2.Unid las dos partes de cada pieza con lana de la fina. El fieltro es traidor y a veces cuesta un montón de coser. Antes de terminar los puntos, meted un poco de algodón para que queden regordetes. Algunos peces me hicieron sudar la gota gorda, pero al final, lo conseguí con más o menos arte.

2

3

3. Colgad las piezas en un trozo de cuerda. Acabad de rellenar con los botones y el washi tape, y voila!

4

5

7

6

No sé si llamarlo móvil, guirnalda o qué nombre ponerle. Se puede colgar en la pared, en el pomo de una puerta o donde guste. La cuestión es que ha quedado un ‘elemento decorativo’ la mar de mono.

Qué os parece? A mí me ha gustado mucho hacerlo, y como es para una peque a la que aprecio mogollón, le he puesto mucho cariño. Espero que a ella y a su mami les guste tanto como a mí.

Nos vemos el lunes con un post nuevo!

Un abrazo!

 

 

 

 

DIY: un conejito de cartón

Estoy en pleno subidón handmade. Lo largo que se me está haciendo este embarazo, el aburrimiento y la necesidad de ‘matar’ las horas hace que no pueda dejar de pensar en pequeñas cositas que puedo elaborar con lo que tengo a mi alcance. No creáis que no haga nada más en todo el día… También limpio, trabajo, cuido de B y descanso, pero es que el día es muuuuy largo cuando una está en casa mañana, tarde y noche.

Total, a lo que iba. Hace unos días, Lucía ‘Baballa’ publicaba un post con un DIY muy sencillo: un perro de cartón. La verdad es que fue verlo y pensar ‘tengo que hacerlo’. Los perros no son sangre de mi devoción así que busqué otro animal que me gustase y no podía ser otro que el conejo. Durante muchos años tuve uno, se llamaba Teo, y era la bola de pelo más bonita que han visto mis ojos. Le tenía mucho cariño, la verdad.

Así que busqué la forma de un conejo en la red, la dibujé en un A4 y la copié encima del cartón. En total dibujé y corté tres formas, porque el cartón que tenía era muy grueso y con tres capas ya tuve suficiente. Las pegué entre ellas con cola blanca, las limé un poquito y les puse un lacito. No hay cosa más fácil para la tarde de un sábado.

Este es el resultado:

DSC_0345_1

DSC_0348_1-1

A mí me gusta mucho el resultado. ¡Espero que a vosotros también!

DIY: móvil con barcos de papel

Ya os he contado muchas veces que estoy enganchada a Pinterest. El otro día, en uno de mis ratos ‘libres’ me puse a buscar proyectos fáciles para hacer un móvil para la habitación de las niñas. El único que tenemos es de una casa de juguetes y es cutre a más no poder, a B nunca le ha hecho gracia y lleva en un cajón desde sus inicios. Pues bien, saltando de un pin a otro fui definiendo cómo quería que fuese ese móvil y decidí que tenía que estar hecho con ramas naturales y barquitos de papel. Con ramas, porque están muy de moda y me encantan como quedan. Lo de los barquitos fue por tirar de cosas fáciles. Ya me ha costado aprender a hacer un barco de papel, como para tener que hacer pájaros de origami, nubes de algodón o pompones (sí, no sé hacer pompones de lana). Si con el tiempo me veo capaz de hacer algo más elaborado, lo intentaré.

Total, que esa misma tarde aprovechando que Uri salía a correr le encargué que me trajese ramas o troncos. Normalmente en los tutoriales siempre hablan de tronquitos de playa, de esos que arrastra el mar y vienen pulidos. Como aquí no tenemos mar, pero sí unos bosques muy chulos, pensé que podían servirme igual. Y no me equivoqué, pues Uri apareció con ramas pulidas. No sé qué las pule en el monte, pero que sepáis que los de interior también podemos encontrar cosas chulas en nuestra tierra.

Os muestro primero algunas fotos encontradas en Pinterest y que me han servido de inspiración y luego ya os mostraré qué es lo que he logrado hacer yo.

2a35744b994f88350d18aed9a9ae1252

df79e842f014280d7c374813ae708702

b51ff1d6395719a04343eb50ec9fa12f

133e684bcc6e4070c6a9f9f262cd8b67

1 / 2 / 3 / 4

 (El último me tiene el corazón robado, algún día me lanzaré a hacer uno igual para otro rincón de la casa)

Y ahora os enseño lo que hice yo, que no tiene mucho secreto, la verdad. Vamos paso a paso, por decir algo, porque es tan sencillo que no necesitaría explicación.

1) Escoger los papeles con los que hacer los barquitos, los míos son gruesos. Al principio creí que no iba a poder manipularlos bien para hacer los barcos, pero no tuve ningún problema.

DSC_0309

2) Hacer tantos barcos como uno quiera. Como mi nivel de papiroflexia es más bien bajo, busqué un tutorial en la red. En mi caso hice ocho barquitos, pero eso va a gusto del consumidor.

DSC_0312

DSC_0324

3) Pasar hilo blanco (también puede ser hilo de pesca u otro material) por el barquito. Como no sabía cómo hacerlo, inventé. Pasé una aguja de abajo a arriba del barco y luego pegué con cinta adhesiva el hilo en el hueco que queda. Seguramente hay mil maneras de hacerlo, a mí me fue bien así  y no se ve el truco.

DSC_0339

4) Atar los barquitos a las ramas.

DSC_0338

5) ¡Voilà!

DSC_0331_1

No sé a vosotros, pero a mí me encanta el resultado. Una manualidad rápida y fácil de hacer y que queda súper bien en la habitación de las niñas.

¡Espero que os haya gustado!

Feliz fin de semana.

 

DIY: un cabezal de madera

Siguiendo nuestra andadura en el mundo de la decoración de la casa, uno de los días del puente terminamos de hacer el cabezal de nuestra cama que habíamos empezado días atrás. Bueno, Uri lo hizo, B colaboró pasándole las herramientas y yo miré e hice fotos (típica estampa). Aún no lo tenemos terminado, porque le faltan los detalles finales, pero como soy la persona más impaciente que hay sobre la faz de la Tierra, hoy toca post para enseñároslo.

Hacía ya mucho tiempo que teníamos la idea (Pinterest nos había ayudado una vez más) y el material, pero un día por una cosa y otro por otra, el cabezal sin hacer. Veréis que no tiene ningún secreto y es muy fácil.

Sigue leyendo

Mi mesita de noche

Vivo sin mesita de noche. Con el cambio de piso hace ya un año, me propuse no comprar nada de mobiliario hasta no estar 100% segura de ello. Luego pasa lo que pasa, te dejas un dineral en muebles y decoración y al día siguiente ves en Pinterest algo parecido, totalmente handmade y te entran los sudores por tener que tragarte el mueble que acabas de comprar. Y por esa regla, llevo doce meses sin mesita de noche.

Sigue leyendo