#whatdoyoudiy Navidad

Volvemos a andar por aquí después de algunos días de retiro… En mi caso obligado por la rutina de madre trabajadora, pero bueno, ahora eso no viene al caso. Noviembre ha sido un mes un tanto duro, y eso, junto con que los materiales que salieron en el reto eran tela de complicados, pinchamos en el #whatdoyoudiy. Tanto a María como a mí nos supo muy mal no poder afrontarlo, pero no nos quedó remedio, creednos.

Para compensar nuestro ‘fracaso’, y porque a las dos ya nos ha invadido el espíritu navideño tan característico de estas fechas, este mes traemos una ¡SORPRESA! En diciembre no habrá sorteo de materiales, dejaremos que seáis vosotras las que escojáis tres materiales de la lista ‘madre’.

nadal

¿Y qué tenéis que hacer? Pues lo que queráis, lo más bonito que vuestra cabeza y vuestras manos ideen. Aquello que os gustaría encontrar bajo el árbol la noche de Reyes. Porque este mes, el #whatdoyoudiy formará parte de un amigo invisible navideño, o de Reyes, mejor dicho. Sí, lo habéis leído bien. Entre todas las participantes en el reto de este mes, haremos un sorteo para que cada una de vosotras regale su creación y sea obsequiada con el DIY de otra de las compañeras. Es chula la idea, ¿verdad?

¿Qué tenéis que hacer para participar?

1) Mandar un mail con vuestros datos a unamamamotera@gmail.com. En el asunto poned What Do You DIY Navidad, así no se nos cuela nadie.

2) Escoger tres materiales de la siguiente lista:

Materiales_bueno

Entre los días 11 y 12 de diciembre, recibiréis un correo electrónico con el nombre y los datos de la persona a la que tenéis que regalarle vuestra creación.

Cada participante tiene que tener su regalito, para ir bien, el día de Reyes.

¿Os animáis? Venga que este mes la cosa está súper fácil y además contribuiremos al buen rollo navideño.

¡Un besito!

 

Que viva la Castañada (de la mano de un DIY)

Desde hace unos días el mundo blogger se ha llenado de Halloween, esa fiesta americana de ‘terroríficos disfraces’ que, cada vez más, se celebra en estos lares. Manualidades para los más peques, guirnaldas, fiestas preciosas y todo un sinfín de objetos para ambientar nuestras casas para la noche del 31 de octubre. Y qué queréis que os diga, a mí no me gusta. No porque sea una tradición americana, ni mucho menos. Sino porque para disfrazarse ya está Carnaval y aquí se celebra La Castañada.

Y ahora me preguntaréis… Y qué tiene La Castañada? Pues a primera vista no es ni la mitad de divertida que Halloween, para qué os voy a engañar, pero siempre la he vivido como una noche larga entre amigos, y eso es más guay que cualquier máscara del terror. Normalmente cenamos todos juntos, se comen castañas asadas, moniatos y panellets hasta que te salen los piñones por las orejas, y se bebe moscatell, mucho moscatell.

Y pensando en esta fiesta, y debido a que este año los padres tenemos que visitar como mínimo una vez la clase de nuestros niños, organicé un taller de estampación de camisetas nivel básico para niños de 2-3 años. Os adelanto que no nos salió ni la mitad de bien de lo que esperaba… Las prisas de última hora me hicieron improvisar y… error! Cagarla con la parte más básica… Lo importante es que ellos lo pasaron bomba y yo me lo pasé genial preparando los materiales para ellos.

Material utilizado

  • Goma eva
  • Tapones de corcho Tapas de botes de cristal
  • Pintura para téxtil

Paso a paso

1) Hacer una plantilla con la forma que queráis y repetirla tantas veces como sea necesario en la goma eva. Yo dibujé una hoja y una castaña.

2) Recortar las siluetas y pegarlas en tapones de corcho (Error!!!!) Las prisas no me dejaron ver que, de este modo, solo iba a quedar marcado en la camiseta la parte del tapón de corcho, sin que se vieran bien las formas que había dibujado. Por eso, a posteriori, he perfeccionado la técnica pegando la goma eva a una tapa de un bote de cristal (o cualquier otra superficie), así la presión es similar en toda la superficie de la forma.

foto 1

3) Mojar el tampón en la pintura. Cuando lo probé en casa quedó muy bien, pero claro, no pensé en que los niños de la clase de B (ella incluída) son niños, y brutos, y para ellos mojar el tampón quiere decir ‘bañar’ el tampón.

4) Estampar la camiseta. A raíz de mi ‘cagada’ de primero de estampación, les tuve que ayudar presionando en las formas para que quedase bien. Como solo tengo dos manos y eran diez niños, eso fue el caos. Cuando me quise dar cuenta estaban todos llenos de pintura, manos, batas, caras… Y sus camisetas… Bueno, digamos que las formas fueron lo de menos.

Os enseño el resultado de mi primer taller accidentado de estampación para niños. Prometo perfeccionar la técnica y enseñároslo pronto.

foto 5

foto 1 (2)

foto 2 (2)

 

Y esto es todo por hoy, espero que os haya gustado este DIY tan atropellado otoñal. La verdad es que, salvo el error con los tampones, nos lo pasamos en grande. Ellos disfrutaron y yo más. Os recuerdo que mañana nuevo post con el resultado del #whatdoyoudiy de octubre.

Y por cierto, seáis más de Castañada o de Halloween, pasadlo en grande!

WDYD III: Un salvamanteles

Buenas!

Otro viernes más vengo a traeros el resultado del reto What Do You DIY. Por si hay alguien que acaba de llegar, podéis leer de qué va este sarao aquí. Este mes, la mano inocente de Julia eligió los tres materiales con los que teníamos que crear ‘algo’: tela de saco, un marco de fotos y tapones de corcho, casi nada.

Para ello rescaté un marco de Ikea que tenía abandonado en un rincón de mi estudio, le pedí tela de saco a mi hermana que tiene a montones y tuve que recorrer a la generosa ayuda de mis amigos para los tapones. Mandas un whatssap y en menos de una hora tienes a una amiga a punto de buscar en los chinos, una bolsa de tapones en la alfombrilla de entrada de tu casa y… los tapones de tres años de convivencia de una pareja amiga (para ellos va el #whatdoyoudiy de este mes). (Moltes gràcies a tots, no sé què faria sense vosaltres)

Sigue leyendo

What Do You DIY II: Pececitos

Después de un mes de parón vacacional, ya rondamos por aquí de nuevo. Empieza el curso y con él muchas ideas para el blog. Pero eso os lo cuento otro día.

Hoy es el último viernes de mes (que rápido pasa el tiempo, madre… ) y por eso toca mostrar el resultado del segundo What Do You DIY. Para los desmemoriados, o los que acabáis de llegar, podéis leer el post donde lo explico aquí, pero os recuerdo que los materiales a utilizar en agosto eran fieltro, botones y washi tape, casi ná. Aunque tengo que confesar que he usado materiales extras: hilo/lana, algodón y cuerda.1Esta vez he tenido muy claro el proyecto desde el principio. Es lo que tiene vivir con un ojo metido en Pinterest, que ves mil cosas y cuando te toca crear algo es una gran fuente de inspiración. No sé muy bien como llamarlo… Vosotras mismas, aquí va el paso a paso.

1. Recortad pececitos y estrellas de fieltro.  Como la plantilla la dibujé a mano alzada, me quedaron irregulares. Procurad que os queden idénticos o no os irá bien para coser. (Esta aclaración quizás no haría falta, pero como soy un poco patata, lo digo por si hay alguien igual de manitas que yo).

1_1

2.Unid las dos partes de cada pieza con lana de la fina. El fieltro es traidor y a veces cuesta un montón de coser. Antes de terminar los puntos, meted un poco de algodón para que queden regordetes. Algunos peces me hicieron sudar la gota gorda, pero al final, lo conseguí con más o menos arte.

2

3

3. Colgad las piezas en un trozo de cuerda. Acabad de rellenar con los botones y el washi tape, y voila!

4

5

7

6

No sé si llamarlo móvil, guirnalda o qué nombre ponerle. Se puede colgar en la pared, en el pomo de una puerta o donde guste. La cuestión es que ha quedado un ‘elemento decorativo’ la mar de mono.

Qué os parece? A mí me ha gustado mucho hacerlo, y como es para una peque a la que aprecio mogollón, le he puesto mucho cariño. Espero que a ella y a su mami les guste tanto como a mí.

Nos vemos el lunes con un post nuevo!

Un abrazo!

 

 

 

 

What Do You DIY?: 3 en raya

Volvemos a la carga después de unos días de inactividad blogueril, y como ‘pactamos’ días atrás, lo hacemos con el resultado del primer reto de What Do You DIY. (Si acabas de llegar y no sabes de lo que hablo, te lo explico aquí).

La mano inocente de B quiso que los tres materiales a usar en esta ocasión fuesen un tronco (entónese como el anuncio de ‘un paloooo’), rotuladores y/o colores y chapas de cerveza. Fácil, verdad? Pues no, no lo es. Inicialmente me vi con ‘un rotulador pinchao en un palo’, pero después de darle alguna que otra vuelta lo tuve claro: iba a hacer un 3 EN RAYA.

Sigue leyendo

DIY: un conejito de cartón

Estoy en pleno subidón handmade. Lo largo que se me está haciendo este embarazo, el aburrimiento y la necesidad de ‘matar’ las horas hace que no pueda dejar de pensar en pequeñas cositas que puedo elaborar con lo que tengo a mi alcance. No creáis que no haga nada más en todo el día… También limpio, trabajo, cuido de B y descanso, pero es que el día es muuuuy largo cuando una está en casa mañana, tarde y noche.

Total, a lo que iba. Hace unos días, Lucía ‘Baballa’ publicaba un post con un DIY muy sencillo: un perro de cartón. La verdad es que fue verlo y pensar ‘tengo que hacerlo’. Los perros no son sangre de mi devoción así que busqué otro animal que me gustase y no podía ser otro que el conejo. Durante muchos años tuve uno, se llamaba Teo, y era la bola de pelo más bonita que han visto mis ojos. Le tenía mucho cariño, la verdad.

Así que busqué la forma de un conejo en la red, la dibujé en un A4 y la copié encima del cartón. En total dibujé y corté tres formas, porque el cartón que tenía era muy grueso y con tres capas ya tuve suficiente. Las pegué entre ellas con cola blanca, las limé un poquito y les puse un lacito. No hay cosa más fácil para la tarde de un sábado.

Este es el resultado:

DSC_0345_1

DSC_0348_1-1

A mí me gusta mucho el resultado. ¡Espero que a vosotros también!

DIY: móvil con barcos de papel

Ya os he contado muchas veces que estoy enganchada a Pinterest. El otro día, en uno de mis ratos ‘libres’ me puse a buscar proyectos fáciles para hacer un móvil para la habitación de las niñas. El único que tenemos es de una casa de juguetes y es cutre a más no poder, a B nunca le ha hecho gracia y lleva en un cajón desde sus inicios. Pues bien, saltando de un pin a otro fui definiendo cómo quería que fuese ese móvil y decidí que tenía que estar hecho con ramas naturales y barquitos de papel. Con ramas, porque están muy de moda y me encantan como quedan. Lo de los barquitos fue por tirar de cosas fáciles. Ya me ha costado aprender a hacer un barco de papel, como para tener que hacer pájaros de origami, nubes de algodón o pompones (sí, no sé hacer pompones de lana). Si con el tiempo me veo capaz de hacer algo más elaborado, lo intentaré.

Total, que esa misma tarde aprovechando que Uri salía a correr le encargué que me trajese ramas o troncos. Normalmente en los tutoriales siempre hablan de tronquitos de playa, de esos que arrastra el mar y vienen pulidos. Como aquí no tenemos mar, pero sí unos bosques muy chulos, pensé que podían servirme igual. Y no me equivoqué, pues Uri apareció con ramas pulidas. No sé qué las pule en el monte, pero que sepáis que los de interior también podemos encontrar cosas chulas en nuestra tierra.

Os muestro primero algunas fotos encontradas en Pinterest y que me han servido de inspiración y luego ya os mostraré qué es lo que he logrado hacer yo.

2a35744b994f88350d18aed9a9ae1252

df79e842f014280d7c374813ae708702

b51ff1d6395719a04343eb50ec9fa12f

133e684bcc6e4070c6a9f9f262cd8b67

1 / 2 / 3 / 4

 (El último me tiene el corazón robado, algún día me lanzaré a hacer uno igual para otro rincón de la casa)

Y ahora os enseño lo que hice yo, que no tiene mucho secreto, la verdad. Vamos paso a paso, por decir algo, porque es tan sencillo que no necesitaría explicación.

1) Escoger los papeles con los que hacer los barquitos, los míos son gruesos. Al principio creí que no iba a poder manipularlos bien para hacer los barcos, pero no tuve ningún problema.

DSC_0309

2) Hacer tantos barcos como uno quiera. Como mi nivel de papiroflexia es más bien bajo, busqué un tutorial en la red. En mi caso hice ocho barquitos, pero eso va a gusto del consumidor.

DSC_0312

DSC_0324

3) Pasar hilo blanco (también puede ser hilo de pesca u otro material) por el barquito. Como no sabía cómo hacerlo, inventé. Pasé una aguja de abajo a arriba del barco y luego pegué con cinta adhesiva el hilo en el hueco que queda. Seguramente hay mil maneras de hacerlo, a mí me fue bien así  y no se ve el truco.

DSC_0339

4) Atar los barquitos a las ramas.

DSC_0338

5) ¡Voilà!

DSC_0331_1

No sé a vosotros, pero a mí me encanta el resultado. Una manualidad rápida y fácil de hacer y que queda súper bien en la habitación de las niñas.

¡Espero que os haya gustado!

Feliz fin de semana.