Estilo marinero

Los que me conocéis sabéis que no soy una persona de playa, ni de mar. O sí, pero lo justo para pasar unos días en verano en la costa y poca cosa más. La arena me molesta bastante, me agobian las multitudes que se concentran en la orilla y el mar me da entre miedo y me pone mala. La última vez que me subí a un barquito me mareé tanto que tuve que estar toda la tarde en tierra firme reponiendo fuerzas. Pero lo que sí me gusta, y mucho, es la Costa Brava y sus pueblitos. Calella de Palafrugell, Begur o Cadaqués me tienen el corazón robado y sueño con tener algún día una casita allí y poder pasear las noches de verano.

Y pensando en ello, es cuando me viene a la mente la típica estampa familiar con un look marinero. Ropa azul marino y blanca, menorquinas para todos y estrellas de mar y caracolas repicando en la puerta de entrada de una casa. Todo muy de pueblo pesquero y muy idílico, vaya.

¿Y todo esto a qué viene? Pues el otro día el padrino de la hermana pequeña y los abuelos les regalaron unos conjuntos de algodón la mar de bonitos t cómodos de la marca Batela, comprados en una tiendita preciosa de Calella, y a mí no me faltó tiempo para querer ir a pasar allí las vacaciones y buscar looks para la ocasión.

Sigue leyendo

Dichoso summer time…

Llevo poco más de una semana de mamá primaveral y la verdad es que me encanta. Empieza a hacer bueno, podemos estar muchas horas en la calle (ay, lo que me gusta a mí la calle) y el calor aún no aprieta en exceso, así que estamos regaladas. Pero hay una cosa que no me gusta nada, y es que en menos de dos telediarios tenemos aquí el verano, y con él, la playa y la piscina. La otra vez, llegué a junio bastante recuperada del embarazo/parto, pero esta vez no me va a dar tiempo, os lo digo desde ya.

Podéis pensar que no es para tanto, pero sí, sí es. Cuando vives en el interior, tienes tiempo, y te gusta, te tiras el verano en la piscina. En mi pueblo es el lugar de socialización de todo el mundo, de junio a septiembre. Los fines de semana, si puedes, te escapas a la playa, pero por lo general piscineas cada día un poquito. Por eso entenderéis que a una servidora le preocupe llegar en condiciones a la fecha de apertura de la temporada de piscina. Y bueno, más que llegar en condiciones, que ya sé que no va a ser, lo que me preocupa es encontrar un biquini que disimule que acabo de parir, y os aseguro que no es fácil.

Sigue leyendo

I love Converse

Si hay algo que me gusta de la primavera son las Converse.

Sí, ya sé que se pueden llevar todo el año, pero qué quereis que os diga, en invierno te mueres de frío y en verano a mí me gusta ir con el pie destapadito. Por eso, los meses de entretiempo son los que más disfruto de mis ‘bambas’ (aquí les llamamos así). Quedan bien con mis tejanos y mis camisetas/camisas, mi mayor logro de combinación en el mundo de la moda (ya ireis conociendo lo desastre que soy en ese sentido).

Las tengo en blanco y me encantan porque, además de encajar a la perfección en mi armario, son comodísimas. Aún así, me gustan en muchos otros colores y este año estoy pensando en comprármelas bajitas, que para mi gusto dan mucho más juego.

Os dejo con algunas fotos que he encontrado en Pinterest (esa red que me tiene el corazón robado junto con Instagram) y que me han dado alguna que otra idea de cara a mi futura compra primaveral.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

1 / 2 / 3 / 4 / 5

Y a vosotros, ¿os gustan tanto como a mí?