De bebé a niña

Cuando al nacer B la gente me decía eso de ‘aprovéchate que crecen muy rápido’ no me lo creía. Las primeras semanas de vida de cualquier bebé te pasan a la velocidad de la luz, pero la lactancia, las noches sin dormir, las 24 horas del día a su lado y todo lo que son los primeros meses, hace que veas muy lejos el día que ese bebito se despegue un poco de ti. Esta vez, las voces experimentadas en la materia tenían razón: los días pasan que ni te enteras (a no ser que estés embarazada jajaja) pero en lo que a crecimiento de los niños se refiere, va todo muy rápido.

No sé si es el inminente nacimiento de la hermana pequeña o qué, pero hace días que cuando miro a B ya no veo un bebé, veo a una niña (o a una mini mujer en ocasiones). Tengo la suerte de poder pasar todas las tardes con ella, y me fascina, y cada día descubro cosas nuevas. Sí, mi hija me tiene flipada (como a todas las madres sus hijos, claro) en muchos sentidos. A sus dos años y tres meses, tiene un carácter que no le cabe en el cuerpo y eso tiene su parte positiva y su parte negativa. Creo que estamos frente a lo que llaman ‘los terribles dos’ y B viene dispuesta a hacernos saber que ella es muy larga… (y yo a fardar un poco de niña, que aunque en ocasiones pierda los nervios, me la como entera).

Sigue leyendo

Anuncios