A quién espera… la desesperan

Una de las peores cosas que le pueden pasar a una embarazada es llegar al día D y que no se ponga de parto. Por experiencia sé lo pesado que son los últimos días, y eso que B nació en la 39+3 y la Chica en las 40 clavadas, pero aun así los últimos días de ambos embarazos fueron horribles, y si vives en un pueblo más.

_O2N6229_COLOR

Las personas, por naturaleza, somos cotillas, nos gusta interesarnos por la vida de los demás. Pero las personas de pueblo, lo somos más (y digo somos porque yo también tengo ese gen), y cuando vives en un pueblo y estás a punto de reventar, todas las miradas se fijan en ti, todo el mundo quiere saber cuándo te toca y todos son muy brujos para fijar la fecha de parto. Ese interés es de agradecer la primera, la segunda, y hasta la tercera vez, pero llega un punto que estás hasta el moño de que te paren por la calle.

Hoy, hablando con mi hermana, que está a puntito de ser mamá por primera vez, me he acordado de todas y cada una de las frases que me decían a mí los días (semanas) previos, y que seguro las mamás que hay por aquí también habéis escuchado.

Sigue leyendo